¿Que era el proyecto “Proyecto Hannebu”?

A mediados de los noventa dos documentales de televisión sobre los platillos nazis conmocionaron a la comunidad ufológica internacional. En ellos se vinculaba la existencia de prototipos discoidales diseñados en la Alemania de entreguerras y las tradiciones esotéricas que tanto influyeron en la gestación del III Reich.

Pero mucho antes, libros como “Geheime Wunderwaffen” (“Armas prodigiosas secretas”, partes 1, 2 y 3), de D. H. Haarmann o “Deutsche Flugscheiben und U-Boote überwachen die Weltmeere” (“Platillos y submarinos alemanes vigilan los mares del mundo”, de O. Bergmann, hablaban ya de los “OVNIs del Tercer Reich”.

Luego salieron las novelas “Eine Deutsche Legende”, de Hans Altmann, casi una autobiografía, pues se basa según el autor en hechos reales, “Z-Plan”, del austriaco Ralf Ettl y “Das Erbe”, de Wolfgang Ziegler.

El año 1.919 se fundo en Alemania una sociedad secreta llamada TULE la cual se ramificó por todo el País. La central de la sociedad se encontraba en Munich. Gran número de miembros de la sociedad se alzaron en clara oposición contra la República Socialista de Baviera.

Fundaron un partido político y el año 1.921 nombraron un portavoz político que fue Adolf Hitler. Un joven conocido por sus creencias ocultistas. El plan de Hitler de fundar un imperio milenario le fue inspirado por miembros de la sociedad TULE. Las ambiciones políticas de la sociedad generaron la formación de pequeños grupos independientes uno de los cuales fue la sociedad -VRIL.

A finales de 1.919 un selecto grupo compuesto por miembros de la sociedad -TULE y VRIL-, celebraron una reunión en una antigua masía. Llevo la voz cantante el Doctor Shuman, su especialidad eran las energías alternativas. Presidio la reunión la médium María Ostiz, también estaba presente otra médium, la joven Sira de 18 años. María Ostiz mostró unos textos que según ella había recibido de unos espíritus.

Uno estaba escrito en idioma Sumerio y el otro estaba cifrado en el código secreto de la Orden Templaria. Ambos textos fueron traducidos, eran planes para el desarrollo de una tecnología avanzada que permitiría el poder llegar a las estrellas. A partir de estos momentos los miembros de la sociedad -Vril, se consagraron a la realización de una de las ideas que nunca jamas habría podido concebir la mente humana.- La propulsión por levitación -. Supuesta toma de un modelo Hanebu

Después de la llegada al poder del partido Nacional Socialista. Las sociedades ocultistas pasaron a la clandestinidad.
La sociedad TULE creo en el interior de la “SS” una organización secreta llamada – Sol Negro. La sociedad VRIL continuo sus investigaciones científicas, por lo que parece ser, que esta sociedad a medianos del año 1.934 creo su primera nave circular experimental propulsada por energía antigravitatoria. La “RFZ-1”. Los responsables de su construcción fueron el profesor Shuman y un ingeniero de vuelo.

A finales del año 1.934 la sociedad VRIL había construido otra nave la “RFZ-2” con un sistema de propulsión muy mejorado y por primera vez un sistema de dirección por impulsión magnética. Tenía unos cinco metros de diámetro, a más, poseía una de las características peculiares de los Ovnis; desaparición óptica de su entorno a causa de su aceleración y variación de su color según el nivel de su potencia, rojo, naranja, amarillo, verde, azul, blanco o violeta. A pesar de su sofisticación técnica las naves circulares llamaron muy poca la atención a los políticos de aquella época.

La sociedad -Sol Negro vio los resultados obtenidos por la sociedad -VRIL y empezó la fabricación de su propia nave circular. A finales de 1.938 y habiendo combinado varias tecnologías, entre ellas la de los motores construidos por la sociedad -VRIL, fabricaron una nave circular de reducidas dimensiones propulsada por hélices, la “RFZ-4”.

Modelo HanebuEl año 1.939 la sociedad -Sol Negro ya había construido otra nave circular la “RFZ-5” la primera gran nave espacial de 26 metros de diámetro y 9 metros de altura con el nombre de – Haunebu I-. El primer vuelo de esta nave se desarrollo bajo fuertes medidas de seguridad en el mes de Agosto de 1.939.

En el mes de Julio del año 1.942 se empezó a hablar de una nave circular de ascensión vertical propulsada a reacción, a finales de este mes se hicieron los ensayos prácticos en el mar báltico. En el primer vuelo de prueba alcanzo a una altura de 23.800 metros y en su segunda elevación alcanzo los 24.200 metros.

En el invierno del año 1.942 una nueva nave circular atravesó el campo de pruebas de la sociedad VRIL, se la llamo la “VRIL-1”. Con un solo tripulante y once metros de diámetro, estaba equipada con dos cañones CMK 108, calibre 300 y dos ametralladoras MG 17. Al mismo tiempo que se estaba probando esta nave. Se intentaron hacer contactos sobrenaturales y ya tenían los planos para la construcción de una nave mucho más grande la “VRIL-7”.

A finales del año 1.942 el departamento de investigación de la “SS” comenzó a trabajar en una versión más sofisticada del Haunebu I. El Haunebu II, tenía 31 metros de diámetro y 11 de altura. Su velocidad en vuelo tenía que ser de 6.000 kilómetros hora dentro de la atmósfera terrestre y se creía que podría viajar por el espacio exterior. La “SS” aun tenía planes mucho más atrevidos, habían diseñado una nave la Haunebu III de 120 metros de diámetro, e incluso diseñaron una estación espacial gigante a la cual llamaron “Maquina Andromeda” su peso era de 100 toneladas y parece ser que el peso no les era problema para ponerla en órbita.

Los días 3 y 4 de Enero de 1.944 Adolf Hitler se reunió con los miembros de la sociedad VRIL para abordar el gran proyecto VRIL, el lanzamiento de una enorme nave espacial a través de un canal dimensional, un espacio franco a la velocidad de la luz hacia el Universo.

El Ingeniero Andreas Epp que fue diseñador de platillos volantes para la “SS” dijo;- “Havermound estudio mis planos y en una primera fase construyo platillos volantes.

Hubo una segunda producción en la cual tuve conocimiento de que hicieron un platillo volante de 42 metros de diámetro y también me entere que este platillo tenía que ser enviado a las montañas de Noruega y vuelto a llevar a su base, por ondas de radio a través de una emisora desconocida y un código secreto por radiocontrol. Finalmente termino destrozándose al aterrizar en las montañas, porque colisionó aparatosamente y no pudo volver.

Después fui a Praga para informarme sobre la construcción de mi platillo volante. Fui a la factoría Escoda y quise entrar. Me preguntaron que es lo que quería, yo dije;- informarme sobre mi platillo volante y me dijeron; cierre la boca! no tendría que hablar de esto y cuando vieron que estaba informado del tema se cerraron en banda y no pude insistir más.

Después de esto fui a la afueras de Praga, donde se tenían que realizar las pruebas de vuelo, llevaba mi cámara de fotografiar. Era Noviembre o Diciembre y las pruebas no se tenían que realizar hasta Febrero. De pronto vi llegar alguna cosa, no tenía alas ni nada que se le pareciera, me quede muy sorprendido, le hice una fotografía y en el tiempo de avanzar el carrete ya lo tenía encima, hice una segunda fotografía y vi que se trataba de una nave circular, de un platillo volante”

La ANTARTIDA

Por lo que se refiere a la Antártida, es importante la utilización que de ella hicieron los navíos de la Marina de Guerra Alemana (Kriesgmarine). Durante la Segunda Guerra Mundial estaba sin cartografiar y resulta que los lobos de mar al mando del almirante Dönitz sabían de la existencia de las grutas antárticas donde un navío se podía cobijar sin ningún problema, llevar a cabo reparaciones, descansar la tripulación y estar tranquilamente sin riesgo alguno a ser localizados.

Pero los planes del Tercer Reich y las actividades de la Kriegsmarine respecto del territorio antártico iban mucho más lejos: los alemanes reclamaron la soberanía sobre un enorme territorio antártico al que denominaron “Neuschwabenland” (Nueva Suabia, en español). En éste territorio construyeron varias bases permanentes, siendo la principal la denominada como “Neuberlin” (Nueva Berlín).

No por casualidad el almirante Dönitz, que estaba al mando de la flota de submarinos del Tercer Reich, había declarado durante la guerra lleno de orgullo: “La flota alemana de submarinos está orgullosa de haber construido para el Führer, en otra parte del mundo, un Shangri-La, una fortaleza inexpugnable”.

En el año 1938 se produjo la famosa Expedición Antártica Alemana, que culminó en la toma de un extraordinario territorio, que recibió el nombre de “Neuschwabenland” (“Nueva Suabia”, inspirado en el nombre del propio barco nodriza “Schwabenland”. El iniciador del proyecto fue Hermann Göring, y por tanto la Luftwaffe alemana.
Sobre este poco corriente capítulo de la historia de la Antártida se ha escrito mucho, así como de la construcción de enormes bases secretas alemanas en su territorio antártico, en la cual ayudaron de manera fundamental flotas enteras de submarinos cargados hasta los topes. Varios autores, basándose en testimonios, han observado que se llevó la maquinaria de construcción y tunelación más moderna de la época, así como científicos, a Neuschwabenland. Los técnicos habrían vaciado montes enteros para convertirlos en refugios camuflados. Debieron de ser colosales obras de ingeniería. Para que el lector se haga una idea, la famosa cripta del Valle de los Caídos, en Cuelgamuros, España, donde está enterrado el general Franco, se hizo también vaciando un pequeño monte. Al Reich Alemán le era Neuschwabenland, por algún motivo, de suma importancia, tanto como para destinarle recursos que necesitaba en laRFZ guerra que libraba.

El mismo Julius Evola, que conoció perfectamente la esencia esoterica del Nacionalsocialismo, escribe: “La primera expedición que realizaron las SS habría buscado una relación con un centro secreto de la tradición, la otra habría tendido a un contacto con la Thule hiperbórea oculta”. Evola se refiere a la expedición al Polo Sur que ha desatado el interés de algunos escritores; tal expedición va siempre unida a la doctrina esotérica nacionalsocialista, según la cual la Tierra sería un planeta hueco habitable en el interior.

Lo cierto es que en el año 1.947 los Estados Unidos realizaron una expedición a la Antártida comandada por el Almirante Byrd (ver apartado en esta misma web), estaba formada por unos 4.000 soldados, un portaaviones, un acorazado y un equipo de soporte. ¨Porque tal expedición a un lugar que solo tiene interés geológico y geofísico?. Está claro que allí habían otros factores desconocidos y los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses fueron los encargados de investigarlo.

Al cabo de unos días termino la expedición precipitadamente, dando como resultado la desaparición de casi la totalidad de los efectivos militares. ¨Que paso allí? ¨Con que enemigo se enfrentaron? ¨Tan poderoso fue su enemigo para causar tantas bajas? Es un misterio que posiblemente nunca lo sabremos

Poco antes de que finalizara la II Gran Guerra, el ministro de propaganda alemán, Goebbels, anuncio al mundo que Alemania iba a estar en posesión de una “sorprendente y poderosa arma, que cambiaría el signo de la contienda dando la victoria final a Alemania”.

En Mayo de 1.945, en el océano pacifico, los americanos capturan un U-boot (el submarino nazi U-234). Con un diseño revolucionario, de tamaño tres veces al normal y con rumbo a Japón, en sus bodegas descubren un sorprendente botín: planos y piezas para construir cohetes parecidas a las V-2 (las famosas bombas volantes), cazas a reacción y lo más sorprendente…. piezas para la construcción de gran parte de una bomba atómica de diseño nazi.
Pero no acababa ahí el descubrimiento, ya que en varios de los tubos para los torpedos se encontraron unos envases metalicos que contenían varios kilos de uranio enriquecido (U-235).

Actualmente se sabe que existía, además de la oficial, otra línea de investigación en la que se elaboró un exitoso método, por el que se conseguía uranio enriquecido, plutonio y agua pesada a mayor velocidad.

El destino de esa carga, era que Japón construyera la bomba para así poder derrotar a los americanos. Pero eso nunca sucedió, ya que el 23 de mayo se transmitió el descubrimiento a la base naval de Portsmuth, en donde decidieron que todo el material fuese llevado a Los Alamos (Nuevo Méjico), donde se probaría varias semanas más tarde la primera bomba atómica y a partir de ahí el desenlace final de la guerra.

LA TECNOLOGIA NAZI

En Alemania occidental a mediados de la deacada de los 50, la revista Der Spiegel y IEM und Welt publicaron una serie de articulos basados en las afirmaciones de Rudolph Shriever antiguo ingeniero aeronautico de la LuftWaflle que afirmaba haber trabajado durante la guerra en un proyecto llamado “Projecto Saucer”, o Proyecto Platillo.

Según las fuentes consultadas existen variaciones respecto a la misma información, se cita el nacimiento del proyecto entre 1941 y 1942, si bien el propio Shriever nos habla del Otoño de 1944, fecha coincidente con la cancelacion del Proyecto “Caza Milagro” de Focke Wolf. En cuanto al equipo de trabajo que trabajo en el diseño de la nave, se nombran diferentes tecnicos e ingenieros que desarrollaban sus ideas individualmente: Shriever, los ingenieros Miethe, Habermohl, Bock, Kart Wagner y Giuseppe Belluzo y los constructores junker y Flettner. Aunque prevalece la idea razonable de que cada tecnico aportaba sus conocimientos en un proyecto comun y disciplinado , cuya fabricación se llevaba a cabo en el maximo secreto en los establecimientos aeronauticos de Weiner Neustadt.

Atendiendo a la configuración externa de la nave, consistia en una cupula central donde se ubicaban los ocupantes, el equipo electrico e hidraulico para su gobierno y los tanques de combustible. Alrededor de la cabina de mando se situaba un aro circular de 40m de diámetro, unido a la cupula central mediante numerosas aspas a modo de radios cuy conjunto conformaba el ala plana circular. En los extremos de la misma se situaba una planta motriz mixta compuesta por turborreactores y estatorreactores. La mision de los primeros era conseguir una velocidad inicial de giro suficiente para conseguir la ignición de los potentes y simples estatorreactores, los mismos que equipaban al proyectado Caza Milagro.
Shriever afirmo que el disco Volador estaba listo para su vuelo inaugural a principios de 1945. Sobre el tablero de diseño se le habia calculado una velocidad inicial de 2700 Kmph y un techo maximo de 12000 m, despegue y aterrizaje totalmente vertical, gran autonomia de vuelo y elevada capacidad de carga. Según las impresiones del autor Renato Vezco la nave llego a ser conocida como “Kugelblitz” (bola relámpago) aunque no existe plena confirmacion sobre este particular.

Sabemos que Rudolph SHriever murio al tiempo de haber revelado su preciado secreto, y estuvo convencido hasta el final de que las apariciones de OVNIS en los 50 se debian a la producción de estos ingenios Alemanes, aunque los planos fueron destruidos junto al prototipo y los tecnicos entregados a los Norteamericanos o a Rusia.

Se dice que los alemanes contactaron en 1.941 con los Ugha Mongulala, una tribu de América del Sur que les pidió protección contra un pueblo vecino invasor.

Según dice la crónica (explicada por Tatunca Nara, el jefe de la tribu), hace 15.000 años bajaron los dioses a la Tierra y hace 12.000 años volvieron a marcharse, pero dejaron un platillo volante bajo la ciudad de Akakor.
Todos sabemos el intereses del III Reich en la búsqueda de tesoros, leyendas, y sociedades esotéricas (Vril o Tule).
Si encontraron en Akakor el platillo, puede por ello explicarse el porqué los nazis reclutaran a ingenieros y científicos de todas nacionalidades para que descifraran la energía utilizada por aquel platillo con el que los dioses descendieron hace 15.000 años a la Tierra.

Desarrollaron y probaron muchas naves. El auténtico objetivo de los nazis era un avión rápido y que no hiciera ruido, un arma silenciosa, rápida y misteriosa.

Así, en junio de 1.944, después de repetidos fracasos, uno de estos prototipos despegó y se alejó a gran velocidad dejando tras de si la pista de aterrizaje de Brandis (Leipzig).
Esto sería absolutamente normal, de no ser porque dicho aparato era el único de su especie en el mundo. Se trataba del AS-6, construido y diseñado por Arthur Sach después de años de pruebas y representaba un autentico “platillo volante” con su revolucionaria forma de media luna.

Al acabar la guerra se dio a conocer al publico que el proyecto del “platillo” no había sido el único, y que otros ingenieros habían desarrollado distintos aparatos para la Luftwaffe.
Según testimonios de Andreas Epp, antiguo ingeniero de la Skoda y que trabajó en dichos diseños en el aeródromo de Praga, se realizaron diversos planos y maquetas de la “peonza voladora” de Schriever y de Habermohl, la cual consistía en un gran aro que giraba en torno a una cabina central de pilotaje. La zona intermedia entre ambos estaba formada por palas similares a las de un helicóptero, y unidas entre si, lo cual hacia las veces de una gran hélice orientable, dándole al sistema una formidable maniobrabilidad y potencia propulsora.

El proyecto final estaba dotado de 6 potentes motores a reacción, lo que podría hacer que el “platillo” de Schriever fuera el primero en traspasar la barrera del sonido.
Otro aspecto importante al hablar de OVNI’s nazis es el de las “alas volantes”, que fueron los primeros aviones triangulares de la historia (el caza cohete ME-163 de la messersmitt). Y de la investigación de nuevos materiales para fuselajes y técnicas para engañar a los radares enemigos. En febrero de 1.945 se probaron las espectaculares Alas Modelo Vril en accionHorten HOIX-V2 con las que estuvieron a punto de superar la barrera del sonido.

Al terminar la guerra e impresionados por la avanzada tecnologia de los alemanes, los americanos se llevaron el HOIX-V3 casi terminado y otros diseños aun más futuristas. Todos ellos fueron los precursores del ala delta más grande del mundo (YB-49), que fue probada la USAF a finales de los 40 y de la cual se derivaron diversos diseños de la casa Northrop hasta llegar al actual bombardero invisible B-2.

El “Andromeda-Gerät” o “aparato Andrómeda” era una nave nodriza. Desconocemos si llegó a construirse antes de terminar la Segunda Guerra Mundial, pero de no ser así se construyó en Neuschwabenland tras la guerra con los planos y diseños previos.
Tenía forma de cigarro, y esto coincide con la descripción de muchos pilotos de vuelo que dicen haber visto OVNIs con esa forma y de unos 140 metros de longitud.

El 17 de Abril de 1945 informó el Dr. Richard Miethe detalladamente a Adolf Hitler sobre estos éxitos: Velocidad supersónica y altitud entorno a los 24.000 metros. Estos “OVNIs convencionales” han contribuido mucho a la formación de leyendas en torno a los platillos alemanes, puesto que su ocultación no fue total como lo fue la de los platillos no convencionales. Los “Düsenflugkreisel” o “peonzas voladoras a reacción”, de las que después se ha hablado tanto (Miete, Schriever, Habermol, etc.), fueron ensayos para probar las novedosas formas de las aeronaves circulares (se trataba de ver cómo semejante forma se comportaría en el aire) y/o una estudiada maniobra de distracción de los proyectos de platillos no convencionales (“Haunebu” y “Vril” contra el espionaje aliado: los alemanes emplearan estos “OVNIs convencionales” para confundir a los servicios secretos aliados, por si llegaban a descubrir algo sobre los proyectos Haunebu y Vril, haciéndoles creer que estaban haciendo diseños de aviones circulares pero propulsados convencionalmente como cualquier avión a reacción, una forma de ocultar la verdad sobre los proyectos verdaderamente ultrasecretos.

Existieron varios equipos de desarrollo que trabajaban paralelamente con la misma meta, algo que también ocurrió con los platillos no convencionales al existir el proyecto Haunebu por un lado y el proyecto Vril por otro. Se podría pensar que era absurdo y un derroche de recursos que muchas personas trabajaran independientemente en lo mismo, y que hubiera sido más lógico y efectivo que todos trabajaran juntos. En realidad desconocemos muchísimo sobre cómo se organizaron los equipos de trabajo y sobre las verdaderas razones de las decisiones que se tomaron, pero podemos estar bien seguros de que todo fue hecho por buenas razones y no por casualidad ni debido a la desorganización. Parece ser que se decidió aislar a los equipos de desarrollo para que cada uno trabajara en su línea, porque había varios caminos que debían ser investigados. De esta forma, si un proyecto (y por tanto el equipo de desarrollo) fracasaba, se seguía con el proyecto que hubiera cosechado éxitos.

Así se explica que en 1936 un equipo de desarrollo intentase hacer volar una aeronave circular, lo cual se consiguió en 1938/39 con un simple motor Otto, mientras que otro equipo había conseguido, ya desde finales de 1934, que su RFZ II funcionara. Es posible que no se confiara en este modelo y se buscara un desarrollo diferente. Según testimonios dignos de fe, algunos de estos aparatos llegaron a ser completamente funcionales.

En su número correspondiente al mes de Febrero de 1989, la revista alemana Flugzeug (Avión) publicaba el siguiente informe de un oficial de la aviación alemana que, supuestamente, habría protagonizado el insólito avistamiento de un platillo volante en el aeródromo de Prag-Gbell (antes llamado Praha-Kbely) en 1943. Por las características del informe, parece ser que se trata de uno de los prototipos de RFZ, un platillo de propulsión convencional. Éste es el polémico informe:

Lugar de la observación: Escuela de Vuelos C14 en el aeródromo de Prag-Gbell.
Fecha del suceso: Agosto o Septiembre de 1943, supuestamente un domingo (creo recordar que no había servicio). Tiempo bueno, seco y soleado.

Clase de observación: “Estaba con mis camaradas de vuelo en el campo y, más concretamente, cerca de los edificios de la escuela, a una distancia de unos 2.000 metros del arsenal. El aparato está en el hangar: un disco de 5-6 metros de diámetro. En el centro tiene un cuerpo relativamente grande. Debajo del cuerpo, cuatro patas altas y delgadas. Color: Aluminio. Altura: casi la de un hombre. Grosor: de 30-40 cm., con un borde de varillaje exterior, tal vez eran orificios cuadrados. La parte superior del cuerpo (casi un tercio de altura total) se encogía sobre la mitad superior del disco, y era plana y redondeada. Vi con mis amigos cómo salía el aparato del hangar. Oímos entonces el estruendo de los motores, vimos el lado externo del disco girar, el aparato se encaminó , lentamente y en línea recta hacia la parte sur del campo. Entonces se elevó casi a 1 metro. Después de avanzar a esa altura unos buenos 300 m, se paró de nuevo. El aterrizaje fue bastante accidentado.

Mientras algunos guardianes empujaban el aparato hacia el hangar, tuvimos que abandonar el lugar. Más tarde, la “cosa” voló de nuevo, logrando esta vez alcanzar el final del aeródromo. Después, anoto en mi libro de vuelo las personas allí presentes del FFS C14: Gruppenfluglehrer (profesor de vuelo de grupo) Ofw. Michelsen; Fluglehrer (profesor de vuelo) Uffz. Kohl and Buhler; Flugschüler (alumnos de vuelo): Ogefr. Klassmann, Kleiner, Müllers, Pfáffle, Schenk, Seifert, Siebert, Squarr, Stahn, Weinberger, Zöbele, Gefr, Hering, Koza, Sitzwohl, Voss y Waluda.”

Los FOO FIGHTERS

El 13 de Diciembre de 1944 el South Wales Argus publicaba un sorprendente artículo en el que se decía: «Los alemanes han fabricado un arma secreta coincidiendo con la estación navideña. El nuevo ingenio, que al parecer es un arma defensiva aérea, se parece a las bolas de cristal que adornan los árboles navideños. Se las ha visto suspendidas en el aire por territorio alemán, a veces solas, y otras en grupo; son de color plateado y parecen transparentes». Poco después, el 2 de Enero de 1945, era el Herald Tribune neoyorquino el que se expresaba en los siguientes términos:

«Parece que los nazis han proyectado una novedad en el cielo nocturno de Alemania. Se trata de los misteriosos y extraños globos foo-fighters que corren por las alas de los aparatos Beaufighters que sobrevuelan secretamente Alemania. Hace más de un mes que los pilotos, en sus vuelos nocturnos, se encuentran con esas armas fantásticas que, al parecer, nadie conoce. Los globos de fuego aparecen repentinamente, acompañan a los aviones durante kilómetros y, según revelan los informes oficiales, parecen estar controlados por radio desde el suelo». Esos “globos de fuego” descritos por la prensa de la época son conocidos por los ufólogos como foo-fighter. Y, como queda claro, eran considerados por los pilotos aliados como algún tipo de arma secreta nazi.

Los Foo Fighters o bolas de fuego, fueron descritas como bolas luminosas capaces de perseguir a los aviones aliados.
Se desarrollaron en Wiener-Neustad y se controlaban via radio, hasta situarlos cerca de los aviones aliados, y una vez allí, estos se orientaban automáticamente mediante unos sensores infrarrojos, siguiendo el calor expulsado por los gases de escape de los motores de los aviones.

El objetivo principal era provocar interferencias en los radares. Sin embargo, aun los mismisimos Alemanes se sorprendian al escuchar relatos de Pilotos narrando encuentros con supuestos FOO FIGHTERS en determinadas zonas donde nisiquiera se habian ordenado despegues de estas esferas, asi que eso ha hecho pensar a los investigadores y ufologos la posibilidad de que en los cielos de aquel entonces (y porque no ahora mismo) se esten dando avistamientos de OVNIS o esferas voladoras de naturaleza desconocida (¿extraterrestre?) y tambien avistamientos de objetos terrestres. Incluso en su momento fue desacreditado el caudal de pruebas dadas por el contactado George Adamski, tanto fotos como videos debido al enorme parecido de llamado OVNI Adamskiano con estos ingenios Alemanes, aseverando muchos de los investigadores que se trataba de maquinas Nazis y que sus tripulantes podrian ser Alemanes, sin embargo esto no tendria ninguna coherencia con el supuesto mensaje dado por estos seres a Adamski (ver capitulo aparte en esta web) por un lado; y por otro los videos entregados por Adamski para acreditar su caso muestran objetos realizando maniobras prácticamente imposibles aun para nuestra fisica actual del siglo XXI.

VIKTOR SCHAUBERGER

Este ingeniero-inventor buscaba una energía alternativa, con una ciencia distinta y más simple: “implosión en lugar de explosión”.

La implosión se produce al variar la velocidad de giro de un vórtice generado en un líquido u otro medio como un gas, en una concentración determinada. Esto hace disminuir la temperatura del medio, al contrario de lo que dictan las leyes de la termodinámica.

Hitler le necesitaba para desarrollar sus conceptos de vórtices dinámicos bajo su mando y los aviones futuristas que tenía en mente.

El prototipo de Schauberger, llamado Hannebu, era un vehículo cuya velocidad alcanzaba 15.000 metros de altitud en tres minutos y podía volar hacia cualquier dirección a velocidad Mach 3 (tres veces superior a la del sonido).
Se pensó en su construcción en serie para su finalización entre 1.943 y 1.944.

En 1.956, en la revista Das Neue Zeitalter de Munich, se decía que Viktor Schauberger era el inventor y descubridor de la implosión, y eso sólo con el uso del aire y del agua, de la luz generada, del calor y del movimiento.
El primer disco sin tripulación fue probado en 1945 cerca de Praga, podía permanecer inmóvil en el aire y podía volar rápidamente tanto al derecho como al revés.

A pesar de haber transcurrido mas de medio siglo, muchos son los misterios acerca de esta teoria.

EL Fenómeno OVNI

«Por ser éste el último homenaje público que rindo a los héroes del nazismo chileno y a Rudolf Hess, he deseado revelar la existencia de los OVNIs hitleristas y las bases que ellos ya tienen también fuera del espacio terrestre. Esta revelación va dirigida no a los camaradas ni al público en general, quienes seguramente la tomarán como una fantasía, pues en su gran mayoría desconocen todo lo referente a este tema fundamental. La revelación tiene por objeto principal hacer conocer a nuestros enemigos, a los verdaderos gobernantes ocultos del Gobierno Mundial Secreto, que saben de 1a existencia de los OVNIs hitleristas y de sus bases extraterrestres, que nosotros también sabemos…».

Estas sorprendentes palabras encabezan el primer capítulo de un libro de título tan elocuente y explícito como Los OVNIs de Hitler contra el Nuevo Orden Mundial. Su autor no es un fanático irracional y violento, ni tampoco un ignorante. Todo lo contrario. La pluma responsable de esas afirmaciones es Miguel Serrano, uno de los escritores y diplomáticos más relevantes de la historia de Chile. Encabezó la representación política de su país, al frente de las embajadas de Chile en la India, Yugoslavia y Austria, y en la actualidad es uno de los mayores ideólogos del movimiento neonazi en todo el mundo. Es de sobra conocida su íntima amistad con el actual Dalai-Lama y con personalidades ya fallecidas como el escritor Hermann Hesse, el poeta Ezra Pound y el general de las Waffen SS León Degrelle.

¿Cómo es posible que un intelectual de estas características pretenda que el III Reich poseyera platillos volantes con bases extraterrestres fuera del planeta? ¿Se trata de un loco visionario? En absoluto…

¿Alguien ha pensado por qué los avistamientos OVNI empezaron a producirse a partir de 1947? Fue exactamente el 24 de Junio de 1947 a las 2 de la tarde cuando el experimentado piloto norteamericano Kenneth Arnold, miembro de la organización de seguimiento y rescate “Airafox”, mientras volaba con su avioneta desde Chelalis a Yakima, en el estado de Whashinton, con la intención de encontrar un avión militar accidentado, avistó cerca del Monte Rainer una formación de extrañas aeronaves circulares que le parecieron “como platos deslizándose sobre el agua”. Fue así como se acuñó el término “platillo volante”. Kenneth calculó su velocidad en 2.400 km/h, una velocidad desconocida en 1947. Y precisamente fue en 1947 cuando los aliados lanzaron su fallida Operación Highjump contra las bases del Tercer Reich en la Antártida. También es en 1947 cuando se funda la CIA. La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945, y dos años después empezaron a sucederse sin interrupción hasta la actualidad avistamientos de Objetos Voladores No Identificados, llamados UFOs en inglés y alemán (Unknown Flight Object y Unbekanntes Flugobjekt, respectivamente), que hacen maniobras imposibles para los aviones convencionales, como cambiar su dirección de vuelo en ángulo recto o pasar del reposo a una velocidad exorbitada en un instante. Sin duda esos 2 años (1945-1947) fueron cruciales para la humanidad en general, dando paso a una nueva era en todos los campos.
El autor italiano Renato Vesco publicó en 1968 un libro, Interceptarlos sin disparar, que llegó a convertirse en un clásico, en el que plantea la hipótesis de que los OVNIs sean en realidad aeronaves secretes terrestres. Además Vesco también afronta el escabroso asunto de los foo-fighter, exponiendo algunos casos de avistamiento y desarrollando su tesis sobre las armas secretes. «El 27 de Noviembre de 1944, en las cercanías de la ciudad de Speyer -explica-, los pilotos Giblin y Clerry se cruzaron con una enorme y ardiente luz anaranjada que volaba a una velocidad de cerca de 500 millas por hora, a algunos centenares de metros por encima de la vertical del caza. […] ‘A las 6:00 horas del 22 de Diciembre, a diez mil pies de altitud, cerca de Hagenau, dos luces anaranjadas muy grandes y brillantes se elevaron rápidamente del suelo hacia nosotros. Ya en lo alto, siguieron a nuestro aeroplano bajo un control perfecto (de operadores terrestres). Al alejarse, su fuego pareció extinguirse’.»
El resto del parte está censurado. Evidentemente, mencionaba la imprevista “enfermedad” del radar de a bordo. Dos noches después los mismos pilotos, tras haber atravesado el Rhin, fueron asaltados por un flamígero globo rojizo que súbitamente «se convirtió en una especie de aeroplano que en su parte superior estaba construido como un ala. Entonces, se volvió de lado planeando y desapareció». Hay otros párrafos censurados. Partiendo de informes de vuelo oficiales como los expuestos y del hecho de que los aliados encontrasen piezas que apuntaba a la construcción de las Feuerbälle, Vesco desestima que tales casos, al menos en su mayor parte, tengan una explicación natural, electrostática o electroatmosférica (fuegos de San Telmo, rayos globulares, etc.).

«Los platillos volantes existen, claro que sí, pero no vienen de otros planetas. Los construimos nosotros. Los diseñaron nuestros ingenieros, y después los americanos y los rusos se repartieron esos planos y prototipos cuando cayó Berlín. Yo los vi durante mis servicios para el Führer…». Quien nos hacía personalmente estas declaraciones no es un personaje cualquiera. Se trata de un anciano nacionalsocialista de 82 años llamado Ángel Alcázar de Velasco, uno de los espías del servicio secreto alemán en España durante la II Guerra Mundial, que posteriormente colaboraría con el SECED y otros organismos de espionaje.

Alcázar de Velasco fue condecorado por el mismísimo Adolf Hitler como pago a sus servicios para el Reich, y hace pocos años viajó a Japón para recibir un homenaje por su labor como espía al servicio de TO, otra de las organizaciones secretas de la alianza germano-nipona en la guerra. ¿Podría considerársele, por tanto una fuente autorizada para afirmar que los nazis construyeron los primeros platillos volantes?

¿Qué fue de la tecnología hitleriana?

No puede descartarse que poco antes del fin de la guerra se llegase a fabricar una limitada serie de platillos Haunebu II. Ésta posibilidad es apoyada por las numerosas fotos de OVNIs tras 1945, que tienen un asombroso parecido con el modelo Haunebu II.

Es importante dejar en claro una pregunta fundamental: ¿Consiguieron los aliados esta prodigiosa tecnología como parte del botín de guerra? En absoluto. Sería una verdadera contradicción pensar que los alemanes fueran capaces de desarrollar semejante tecnología para luego dejarla caer en falsas manos. Los científicos alemanes responsables del desarrollo de esta tecnología y todos sus creaciones habían desaparecido a tiempo de Alemania para cuando la guerra “terminó”.

Así por ejemplo, el terreno de la firma Arado en Brandenburgo, supuestamente empleado por la Vril-Gesellschaft, fue completamente dinamitado y no quedó nada. Los alemanes dejaron a propósito señuelos para despistar y distraer a los aliados. Estos señuelos eran flamantes proyectos aeronáuticos del Tercer Reich, así como científicos como Werner von Braun (gracias al cual los americanos lograrían realizar el programa Apolo y llegar a la Luna), pero estaban basados en la técnica convencional (motores de propulsión a reacción o de hélice, a lo sumo). La técnica antigravitacional fue puesta a salvo con antelación.
Hay muchas teorías, pero hay una que podría ser muy posible y es que las naves circulares las escondieran en algún lugar de la Antártida. Aun hoy hay gente convencida de que los alemanes aun poseen una base de Ovnis y que los llevaron allí desmontados en submarinos.

Se sabe, desde luego, que a principios de mayo de 1945 todos los centros alemanes de investigación aeronáutica recibieron la orden de Adolf Hitler de destruir toda evidencia sobre proyectos y armas secretas en desarrollo. Ya en aquella época los alemanes eran poseedores del cohete A-9, capaz de mantener a un astronauta en órbita permanentemente en torno a la Tierra.
Según otra información divulgada, al final de la Segunda Guerra Mundial, estaba también muy avanzada –en los laboratorios subterráneos secretos de Breslau– la construcción de cuatro prototipos de discos volantes, que formaban parte del programa Vergeltungswaffen (armas de represalia).

Se dice que, en los últimos momentos, cuando los rusos presionaban por el frente del Este y los estadounidenses avanzaban por el Oeste, mientras Hitler y sus íntimos colaboradores se guarecían en el búnker berlinés, se embarcaron todos los planos y prototipos secretos de Breslau en un submarino que zarpó de Kiel con rumbo desconocido. ¿Arribó el sumergible a algún lugar secreto de América del Sur? ¿Llegó a la Antártida? ¿Continuaron los trabajos iniciados en Breslau en algún lugar ignorado?

El autor Hans Altmann, por su parte, escribió “Eine Deutsche Legende”, una novela autobiográfica donde narra su contacto con los alemanes del Reich y describe sus bases en Suramérica.
Un enigma que siempre quedara en el misterio….

Proyecto Haunebu

Sobre la denominación “Haunebu” no hay acuerdo. Algunos afirman que se trata en realidad de la abreviatura de Hauneburg, lugar en que serían desarrollados, el nombre de “Haunebu” sería abreviado por falta de espacio en las casillas de los formularios, hay indicios que así lo confirman, pero recientes descubrimientos del gobierno actual apuntan que también pudieran haber sido desarrollados en las instalaciones subterráneas Bunkeranlagen de Obersalzberg situadas en la cima de las montañas. Al final de la carretera de los Alpes, al sudeste de Munich, se encuentra el pueblo de Berchtesgaden, y a pocos kilómetros, la colina de Obersalzberg que se eleva a 1.200 metros sobre el nivel del mar en pleno corazón de Baviera

Bunkeranlagen en Obersalzberg

El 25 de abril de 1.945 tuvo lugar el bombardeo de todo el complejo por parte de la 607 escuadrilla de bombarderos Lancaster de la RAF. La primera oleada tuvo lugar a las 10:00 horas, y a poco más de media hora, la segunda de las oleadas, arrojándose 1.811 toneladas de bombas en la primera y 1.232 en la segunda.

El complejo que se encontraba a pie de montaña quedaría arrasado como se puede observar en la imagen inferior por los bombardeos pero las instalaciones subterráneas de la montaña quedarían intactas.

Según los informes se fabricaron dos series de Haunebu: unos del Grupo Shuman de la Sociedad Vril y Sol Negro (RFZ) y otros del departamento U-13 y E-4 de la SS (DOSTRA).

El HAUNEBU II
Con cerca de 26 o 32 metros de diámetro, consonante el modelo, y entre 9 y 11 de alto, alcanzaba la velocidad máxima, cerca del suelo, de 6.000 Km./h, con una autonomía de 55 horas y con la capacidad para transportar 20 personas; El HAUNEBU III, con sus 70 metros de diámetro, volaba a 7.000 Km./h, próximo del suelo pudiendo alcanzar los 40.000 Km./h a 24.000 metros de altitud, y con una autonomía de 8 semanas vuelo, transportando hasta 32 personas.

Los OVNIS de Hitler

¿Alguien ha pensado por qué los avistamientos OVNI empezaron a producirse a partir de 1947 y no antes? Fue exactamente el 24 de Junio de 1947 a las 2 de la tarde cuando el experimentado piloto norteamericano Kenneth Arnold, miembro de la organización de seguimiento y rescate “Airafox”, mientras volaba con su avioneta desde Chelalis a Yakima, en el estado de Whashinton, con la intención de encontrar un avión militar accidentado, avistó cerca del Monte Rainer una formación de extrañas aeronaves circulares que le parecieron “como platos deslizándose sobre el agua”. Fue así como se acuñó el término “platillo volante”. Kenneth calculó su velocidad en 2.400 km/h, una velocidad desconocida en 1947. Y precisamente fue en 1947 cuando los aliados lanzaron su fallida Operación Highjump contra las bases del Tercer Reich en la Antártida. También es en 1947 cuando se funda la CIA.

La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945, y dos años después empezaron a sucederse sin interrupción hasta la actualidad avistamientos de Objetos Voladores No Identificados, llamados UFOs en inglés y alemán (Unknown Flight Object y Unbekanntes Flugobjekt, respectivamente), que hacen maniobras imposibles para los aviones convencionales, como cambiar su dirección de vuelo en ángulo recto o pasar del reposo a una velocidad exorbitada en un instante.

La prodigiosa tecnología del Tercer Reich

El Tercer Reich fue para Alemania una época de progreso en todos los campos: Alemania poseía los autos más rápidos, los aviones más veloces y de mayor autonomía de vuelo, la primera televisión (durante los Juegos Olímpicos de 1936), las mejores películas de entretenimiento, la industria farmacéutica más pionera, etc. Pronto volaron los primeros aviones a reacción (Me-262) y los primeros misiles de largo alcance (V2). Todo esto es conocido.

Mucho menos conocida es otra tecnología que, por razones obvias, los alemanes del Reich mantuvieron en secreto y sobre la que los aliados, una vez tuvieron noticia de ella, mantuvieron el más absoluto silencio. Basándose en la filosofía ocultista del Tercer Reich (sociedades Thule y Vril), científicos hitlerianos habrían conseguido avances cientícos (especialmente aeronáuticos y astronáuticos) de una magnitud inimaginable.

El conocimiento de misteriosos aviones circulares alemanes propulsados por motores anti-gravitacionales con el nombre en clave de “Vril” y “Haunebu”, que supuestamente fueron desarrollados no basándose en la técnica convencional, sino en una nueva técnica surgida de la filosofía ocultista NS, ha sido siempre negado por las fuerzas aliadas. Muchos podrán pensar que es imposible que los alemanes en tan corto espacio de tiempo desarrollaran tan fabulosa técnica, pero olvidan que no se basaron en los principios científicos clásicos, si no, como ya hemos apuntado, en la filosofía ocultista de las sociedades germánicas como Thule y Vril. Así por ejemplo, el científico alemán Viktor Schauberger era un convencido defensor de la “implosión en lugar de explosión”. Rechazaba el motor de explosión, pues éste se basa en la destrucción (explosión), pero la Creación divina es siempre constructiva. Por lo tanto, una técnica basada en la destrucción es contraria a las leyes de Dios y puede denominarse como técnica satánica. En su lugar, proponía los motores de implosión. Éste es tan sólo un ejemplo de la filosofía de estos científicos. Gracias a la forma de pensar del Tercer Reich, los alemanes avanzaron en técnica en pocos años lo que los aliados no avanzarían en cien.

[color=brown]Aquí algunas fotografías y planos originales de los tres modelos de Haunebu: [/color]

Como Serian:

Proyecto Haunebu

Proyecto Vril
El [color=cyan]”Andromeda-Gerät”[/color]

El “Andromeda-Gerät” o “aparato Andrómeda” era una nave nodriza. Desconocemos si llegó a construirse antes de terminar la Segunda Guerra Mundial, pero de no ser así se construyó en Neuschwabenland tras la guerra con los planos y diseños previos.

Tenía forma de cigarro, y esto coincide con la descripción de muchos pilotos de vuelo que dicen haber visto OVNIs con esa forma y de unos 130 metros de longitud.

[color=olive]Reprodusco a continuación una noticia que apareció en el periódico argentino “La Razón” de Buenos Aires hacia 1977/78.

Los Foo-fighters o Kugelblitze

Los aliados los llamaban Foo-fighters y sus creadores alemanes “Kugelblitze” (“rayos-bola” o “Feuerbälle” (“pelotas de fuego”. A partir de 1944, los pilotos aliados que sobrevolaban Alemania para bombardearla empezaron a reportar informes sobre extrañas bolas brillantes casi transparentes que se situaban junto a ellos y les acompañaban durante kilómetros. Según estos informes, no podían derribarlas, aunque las disparasen, y toda maniobra para despistarlas era inútil. Mucho se ha especulado sobre la función de este arma antiaérea, pero al parecer interfería los sistemas eléctricos y los radares de los bombarderos aliados. En ocasiones, su presencia era tan molesta a los pilotos o les causaban tantos trastornos, que un bombardeo previsto tenía que ser suspendido y la escuadrilla de bombarderos regresaba a su base.

El 13 de Diciembre de 1944 el South Wales Argus publicaba un sorprendente artículo en el que se decía: «Los alemanes han fabricado un arma secreta coincidiendo con la estación navideña. El nuevo ingenio, que al parecer es un arma defensiva aérea, se parece a las bolas de cristal que adornan los árboles navideños. Se las ha visto suspendidas en el aire por territorio alemán, a veces solas, y otras en grupo; son de color plateado y parecen transparentes». Poco después, el 2 de Enero de 1945, era el Herald Tribune neoyorquino el que se expresaba en los siguientes términos:

«Parece que los nazis han proyectado una novedad en el cielo nocturno de Alemania. Se trata de los misteriosos y extraños globos foo-fighters que corren por las alas de los aparatos Beaufighters que sobrevuelan secretamente Alemania. Hace más de un mes que los pilotos, en sus vuelos nocturnos, se encuentran con esas armas fantásticas que, al parecer, nadie conoce.

Los globos de fuego aparecen repentinamente, acompañan a los aviones durante kilómetros y, según revelan los informes oficiales, parecen estar controlados por radio desde el suelo». Esos “globos de fuego” descritos por la prensa de la época son conocidos por los ufólogos como foo-fighter. Y, como queda claro, eran considerados por los pilotos aliados como algún tipo de arma secreta nazi.

Se identifican los “foo” con un arma secreta antiradar: «En el otoño de 1944, en Oberammenrgau, en la Baviera alpina, un centro experimental patrocinado por la Luftwaffe, en O.B.F, habrá ultimado una serie de investigaciones relacionadas con aparatos eléctricos capaces de interferir en el funcionamiento de los motores, hasta un máximo de 30 m. de distancia, mediante la producción de intensos campos electromagnéticos. Averiando el circuito de ignición de los motores de un aeroplano se habría provocado infaliblemente la caída de éste. Para convertir la invención en prácticamente eficaz, los técnicos alemanes se proponían, empero, triplicar por lo menos el radio de acción del arma, pero cuando el conflicto concluyó, los experimentos en tal sentido apenas habían sido esbozados. Entretanto, como infraproducto de estas investigaciones para su inmediato empleo bélico, otro centro, regido combinadamente por el Ministerio Sperr y por el Estado Mayor Técnico de las SS, había adaptado la idea del “estorbo radiofónico de proximidad” a la interferencia sobre los mucho más delicados y vulnerables aparatos electrónicos de los cazas nocturnos americanos.

Así había nacido una original máquina voladora, redonda y acorazada, más o menos semejante al caparazón de una gran tortuga. Se movería con un motor especial de reacción, también aplanado y circular, que recordaba como principio físico a la famosa eolípila heroniana y generaba un vasto halo de llamas muy luminoso. Por eso había sido llamada “Feuerball”. No llevaba armas ni pilotos. Teledirigida en el acto de despegar, seguía después automáticamente a los aparatos enemigos, atraída por sus llamas de escape y aproximándose a ellos sin chocar, lo cual bastaba para poner en estado crítico sus aparatos de radar».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.