Archivo de la categoría: Personajes Enigmaticos

Quien fue la Profetiza Húngara Baba Vanga y cuales son sus Predicciones más importante para el futuro

Vangelia Pandeva Dimitrova nace en Macedonia Strumica, un 31 de enero de 1911 – Sofía, 11 de agosto de 1996), más conocida como Baba Vanga, fue una vidente búlgara. Se le conoció después de su matrimonio como Vangelia Gushterova

Vangelia Pandeva Dimitrova nació en la ciudad de Strumica, que en aquella época pertenecía al Imperio otomano y que actualmente forma parte de la República de Macedonia.1​ Siendo adolescente sufrió un tornado que la arrastró dos kilómetros provocando complicaciones de salud que le causaron una ceguera permanente. A partir de este momento empezó a ver el futuro cercano. Siempre decía que escuchaba una voz que le indicaba la información. Por primera vez “el ser” le hablo con el principio de la guerra mundial. Le indicó que la misma había empezado y que tendrá que ayudar a la gente y avisar a las familias de los que nunca volverían.

Vivió casi toda su vida en la zona Rupite en las montañas Kozhuh en Bulgaria.3​4​

El 10 de mayo de 1942 se casó con un militar de nombre Dimitar Gushterov, y cambió su nombre por el de Vangelia Gushterova.1​ Sus consejos los buscaban, entre otras personalidades, el rey Boris III, líderes comunistas y políticos de todo el mundo. Era íntima amiga de la primera dama y de la hija del presidente comunista Todor Jivkov.
Murió el 11 de agosto de 1996 en la ciudad Búlgara de Sofia

El libro Wiesler Field Guide to the Paranormal afirma ―sin aportar evidencias― que fue reconocida como una de las grandes videntes del siglo XX, y que predijo varios acontecimientos.

Después de su muerte, y con la popularización de Internet, se le atribuyeron (retrospectivamente) muchas profecías.5​ Formó parte de un centro de inteligencia paranormal.

No asesoró a ninguna autoridad de su país.
Predijo la fecha de la muerte de Stalin.
Predijo el terremoto de Bulgaria de 1985.
Predijo la desintegración de la Unión Soviética en 1992.
Predijo los ataques del 11 de septiembre de 2001.
Predijo la victoria política de Boris Yeltsin.
Predijo el desastre atómico de Chernóbil.
Predijo el hundimiento del submarino Kursk en 2000.
Predijo la victoria del ajedrecista búlgaro Veselin Topalov en el campeonato mundial de ajedrez.
Trató de evitar que un cantante búlgaro de ópera viajara en avión, el cantante no obedeció a su consejo y murió.
La separación de Reino Unido de la Unión Europea en 2015.
Los ataques terroristas en distintas ciudades de Europa desde 2015. Según fuentes de Internet Profetizó que el fin del mundo sucedería en 5079. Información que de su país niegan rotundamente y tachan como falsa.
Antes de su muerte, Baba predijo el futuro hasta el siglo 51, cuando el mundo se acabará, de acuerdo con sus profecías.

Baba Vanga, supuestamente previó que en 2018 China superará a Estados Unidos y se convertirá en la próxima ‘superpotencia’ mundial. La clarividente vaticinó, además, que “una nueva forma de energía” será descubierta en Venus, recordó The Daily Mail.

Muchos creen que las predicciones pueden hacerse realidad. China producía solamente el 4,1% de la economía mundial en 1970, mientras que en 2015 alcanzó el 15,6% y el índice sigue subiendo en los días actuales. Por su parte, se espera que la contribución de Estados Unidos de un 16,7% disminuya a un 14,9% antes del año 2025, destacó el medio británico.

Sin embargo, el hallazgo de una energía venusiana parece distante de convertirse en realidad, una vez que todavía no existen planes para enviar una misión espacial al segundo planeta de nuestro Sistema Solar. De esa manera, descubrir una nueva fuente de energía en el planeta el próximo año es poco probable.

Entre otros vaticinios de la búlgara, está la invasión a Europa por parte de extremistas musulmanes, que habría comenzado con la ‘primavera árabe’ en 2010.

En 1989 manifestó que los estadounidenses debían tener mucho cuidado porque serían atacados por “pájaros de acero”, haciendo referencia al ataque del 11 de septiembre.

“Los hermanos americanos caerán tras ser atacados por los pájaros de acero (…) La sangre de inocentes se derramará”, decía la predicción de Baba.

Además, podría haber predicho el Brexit al profetizar que Europa como se conoce “dejaría de existir” para el final de 2016.

Como dato resaltante esta, que Hasta el momento, Baba Vanga, es reconocida como una de las grandes videntes del siglo XX, al haber acertado el 85% de sus predicciones.

Fuentes: Google

La Condesa Sangrienta

Aristocracia, educación y esoterismo
Erzsébet o Elizabeth Báthory nació en Nyírbátor, Hungría, el 7 a agosto de 1560 en el seno de una de las familias aristocráticas más importantes de Transilvania. Su tío Esteban I Báthory, príncipe de Transilvania, se convirtió en rey de Polonia a finales del siglo XVI.

Elizabeth recibió una amplia y exquisita educación aunque también estuvo en contacto desde su más tierna infancia con la alquimia y el esoterismo, prácticas ampliamente practicadas por algunos miembros de su dinastía.

Cuando sólo contaba con 15 años se casa con un noble, el conde Nadasdy, gran guerrero conocido como “El Héroe Negro”, y se van a vivir en un solitario castillo en los Cárpatos.

El conde no tarda en ser reclamado en una batalla, por lo que se ve obligado a dejar sola a Elizabeth por un tiempo.

Al cabo de muchos momentos en espera de su marido, ésta se aburre por el continuo aislamiento al que estaba sometida, y se fuga para mantener una relación con un joven noble al que las gentes del lugar denominaban “el vampiro” por su extraño aspecto. En breve regresa de nuevo al castillo y empieza a mantener relaciones lésbicas con dos de sus doncellas.

Desde ese momento, y para distraerse de las largas ausencias de su marido, comienza a interesarse sobremanera por el esoterismo, rodeándose de una siniestra corte de brujos, hechiceros y alquimistas.

A medida que pasaban los años, la belleza que la caracterizaba se iba degradando, y preocupada por su aspecto físico pide consejo a la vieja nodriza. Ésta, le indica que el poder de la sangre y los sacrificios humanos daban muy buenos resultados en los hechizos de magia negra, y le aconseja que si se bañaba con sangre de doncella, podría conservar su belleza indefinidamente…

Elizabeth ya empezó a martirizar a sus sirvientas con los más retorcidos métodos como cubrirlas de miel y dejarlas en medio de un jardín para deleite de los insectos o dejarlas en el frío invierno fuera mientras las congelaba con gélidos cubos de agua hasta convertirlas en auténticas estatuas de hielo. En sus castillos transilvanos de Csejthe y Varannó, la Báthory tuvo todo el tiempo y la soledad del mundo para desarrollar sus aficiones hasta un grado de sofisticación sádica escalofriante.

La muerte de Ferenc en 1604 fue el punto de inflexión definitivo en la espiral de violencia de Isabel, que al verse viuda dio rienda suelta a toda su psicopatía. De entrada echó del castillo a su suegra y al resto de parientes de su marido, y con la ayuda de su cómplice Darvulia, una supuesta bruja de la región, montó un siniestro laboratorio -más bien cámara de suplicios- en los sótanos del castillo y se dedicó a las prácticas de magia negra. Entre los aparatos de tortura que supuestamente guardaba en las mazmorras había un autómata llamado La Virgen de Hierro, una dama metálica con un mecanismo que clavaba puñales, además de diversos atizadores enrojecidos al fuego, ganchos y todo lo que la imaginación pueda concebir en estos casos. La razón de esta sinrazón es que Isabel quería mantenerse bella y joven para siempre -tenía 44 años, que en aquella época era casi la tercera edad-, y la fuente para obtener la eterna juventud era la sangre de las chicas a las que torturaba. Bebía su sangre, se daba baños de sangre, arrancaba su carne mientras sus sirvientas las sujetaban y cometía actos tan atroces que resultan casi imposibles de creer.

Se dice que asesinó de una manera cruel a cerca de 650 niñas.

En el juicio, Isabel se negó a declarar, acogiéndose a sus privilegios nobiliarios. Condenada a cadena perpetua, tapiaron su habitación y allí vivió emparedada durante casi cuatro años, medio muerta de hambre y de frío, alimentándose de la escasa comida que le hacían llegar por una ínfima ventanita. Nunca mostró arrepentimiento ni llegó a entender por qué la condenaron. Murió el 21 de agosto de 1614, al anochecer, “abandonada de todos”, según un cronista de la época.

Fuente: Google